Monday, October 04, 2004

La Vanidad de la Modestia

yet another essay...

En su historia, “Las Cartas de Screwtape,” C. S. Lewis escribió sobre un demonio que escribe las cartas a su sobrino, otro demonio. Las cartas lo enseñan al sobrino ser un buen demonio. En una carta, Screwtape decide a hacerle a su sobrino un ejemplo.
Él diga una historia sobre un tiempo cuando el espíritu maligno había tentado un cristiano. Cuando el hombre rogaría a Dios, Screwtape murmuraba en su oreja,
-¿Ve que usted sea modesta? Jesús lo ama porque está un buen cristiano. Usted ruega siempre, adora Dios todos los días… Nadie es tan modesto como usted.
Estaba círculo vicioso. Porque cuando el cristiano realizaba que había estado orgulloso, o vano, él parecí modesto otra vez.
Lewis sabía la verdad. La naturaleza humana es siempre vana. Es fácil para el diablo a convencer el ser humano que tenga orgulloso in su modesta es natural y bien. “La modestia” no existe, excepto si existe in la imaginación de los “piadosos.” La Santa Biblia dice en Eclesiastés 1:14 (NVI),
-Y he observado todo cuanto se hace en esta vida, y todo ello es absurdo, ¡es correr tras el viento!
Hasta cuanto la gente cree que sea modesta, la gente no tiene razón. Está una esfuerza eterna, continua, y sin fin.
O estaría. La Biblia dice también, en Proverbios 16:18 (NVI)
-Al orgullo le sigue la destrucción, a la altanería, el fracaso.
PERO
-El temor del Señor es corrección y sabiduría; la humilidad precede a la honra. (Prov. 15:33, NVI)
Es la verdad que la naturaleza humana es vana, pero por Cristo, y por su muerte, los seres humanos pueden parecer modestos a Jesús. Screwtape lo enseña a su sobrino que sea mal y del mismo modo, Dios nos enseña que seamos modestos. Cuando los demonios murmuran, porque de Cristo la esfuerza no continua.
La modestia no existe, pero el amor, la misericordia, la gracia, que Dios se le da a humanidad, surte una camina para huir la naturaleza humana y la vanidad.

No comments:

Post a Comment