Monday, September 13, 2004

Fotografías

Él ahora era un viejo hombre. Estaba ordinario, con pelo estaba el color de pizarra y piel arrugada. Las cajas que habían apilado encima de la mesa ratona eran un testamento de su vida, una vida que había alcanzado más de ochenta años. Estaba cansado. Pronto él morirá.

Como él se inclinó para colocar su taza encima de la mesa, una caja próxima se cayó, se derramando el contenido. El hombre notaba las caras de la gente lo miraron de las fotografías. Le alzó una fotografía y otro y otro y el empezaba recordar.

Recordó cuando el había empezado a tocar las fotografías. Estaba a la boda de su hermano. La gente estuvo alegre. La novia estuvo hermosa. Su hermano estuvo feliz. Y el hombre era solo. Él continuaba a mirar a los fotografías. Fueron fotografías de las bodas, los bautismos, los funerales, las fiestas. El fotografiaba los niños, los novios, los viejos, los animales, el cielo y todas las cosas un hombre podía fotografiar.

El hombre recordó como los años pasaron y el continuaba a tocar las fotografías. El fotógrafo se ponía muy famoso porque su fotografías estaban muy hermoso. Él apresaba la alma del todo fotografió. Pero el siempre miraba vida a través de la lente de su cámara. Nadie sabían el fotógrafo, y el sabía nadie. Y ahora era un viejo.

Él dejó las fotografías caer de su mano. De repente realizó que mientras él había ocupado fotografiando las vidas de otras, la vida lo había pasado. Una lágrima solo goteó lentamente abajo su mejilla arrugada. Solamente sus fotografías lo miraron cerrarse los ojos por la última vez. Solamente sus fotografías lo vieron morir.

No comments:

Post a Comment